La importancia de mantener actualizada una web con contenido de calidad

 

Google te posiciona en los primeros puestos

 

Un blog es un canal fundamental para aumentar el tráfico de una página web, ya que permite que un buscador como Google le posicione orgánicamente para que aparezca en los primeros puestos.

 

La labor del periodista con conocimientos de SEO (Search Engine Optimization), es mantener viva una web mediante la redacción de artículos de forma periódica, que contengan palabras claves sobre el sector del que se trate, pero, sobre todo, contenido de calidad.

 

La responsabilidad del periodista es, por tanto, empaparse del sector sobre el que va a escribir para que todo lo que escriba sea útil y de calidad.

 

Una vez aplicado el SEO en el artículo se ayudará a los motores de búsqueda a entender de qué trata cada página y si resulta o no útil para el usuario.

 

Periodicidad:

 

Dependiendo de la periodicidad con la que se publiquen los artículos, la web estará más o menos actualizada. A más artículos publicados, más oportunidades de moverlos en redes sociales y más posibilidades de indexación de la web.

 

Para la indexación influye el contenido publicado (ha de ser de calidad, interesante y útil para el usuario) así como su autoridad. Si tu blog tiene calidad, los clientes te toman como referencia en un asunto determinado y pasan a confiar en tu marca.

 

A principio puede comenzarse con un artículo a la semana, pero la frecuencia puede ir aumentando poco a poco. Publicar contenido con frecuencia hace que la empresa tenga más páginas indexadas que una web que no tiene blog, por tanto podrá aparecer en los motores de búsqueda si alguien está interesado en algo muy específico que tu empresa trabaja.

 

Pero, ¡ojo! La frecuencia tiene un límite. Es más importante casi definir la publicación periódica (por ejemplo que el usuario sabe que si vuelve cada semana va a encontrar un artículo o dos nuevos) que de repente dejar de publicar o saturar con contenido.

 

Una buena forma de comenzar es publicando un post a la semana. Para ello, hemos de enfocarnos en la calidad para poder competir con blogs más relevantes que publican con mayor frecuencia, y mantenerlo ligado a temas de actualidad siempre que sea posible.

 

Interactividad:

 

La mayoría de blogs cuentan con un espacio de comentarios para el usuario. Incentivar la comunicación con ellos es parte del juego. Tanto si los comentarios son positivos como si son negativos, siempre deben aceptarse con deportividad y, en la medida que sea posible, responderse amablemente, pues es un potencial cliente.

 

Actualización:

 

Si la web de una empresa no cuenta con un espacio para el blog, no está viva, por lo que no recibe personas que visiten el blog de forma recurrente.

 

Venta:

 

Pero pongamos un ejemplo práctico. Pongamos que alguien tiene pensado poner un toldo en su casa. Lo primero que hará, a buen seguro, será buscar empresas de toldos en internet. Pues bien, si la tuya tiene un blog actualizado con contenido útil y de calidad, es más posible que el cliente dé contigo y te tenga en cuenta, incluso si no compra tu servicio al momento. ¿Qué contenido? Como si quieres escribir sobre cómo proteger el color del toldo de los rayos solares…

 

Permanencia:

 

Un banner, un robapáginas o un flyer son elementos de una web que van y vienen, sin embargo el blog es un activo permanente. Una vez subido el contenido, puede permanecer para siempre en la web, por lo que la empresa sigue recibiendo tráfico de forma gratuita.

 

En definitiva, mantener un blog actualizado en tu web es un ejercicio que conviene hacer si dentro de la jungla de internet, ¡quieres asomar la cabeza!